Blogia
navegar.en.la.mar.de.libros

El placer de leer tiene la cualidad de repetirse con la misma intensidad que el primer día cada vez que te enfrentas a la página escrita. Pero hoy voy a hacer algo por primera vez: reproducir una página escrita en un libro que no he inventado.

Dice así:

"Una máquina eléctrica puede efectuar cálculos matemáticos, memorizar acontecimientos históricos, jugar al ajedrez, traducir libros de una lengua a otra. supera al hombre en su capacidad de solucionar con mayor rapidez problemas matemáticos; su memoria es impecable.

¿Existe un límite al progreso que crea máquinas a imagen y semejanza del hombre? Evidentemente la respuesta es no.

Se puede imaginar la máquina de los siglos y milenios futuros. Escuchará música, sabrá apreciar la pintura, ella misma pintará cuadros, compondrá melodías, escribirá versos.

¿Hay un límite a su perfeccionamiento? ¿Podrá ser comparada a un hombre? ¿Lo sobrepasará?

La reproducción del hombre por parte de la máquina necesitará cada vez más electrónica, volumen y superficie.

El recuerdo de la infancia, las lágrimas de felicidad, la amargura de la separación, el amor a la libertad, la compasión hacia un perrito enfermo, la aprensión, la ternura maternal, la reflexión sobre la muerte, la tristeza, la amistad, la esperanza repentina, la suposición feliz, la melancolía, la alegría inmotivada, la turbación inesperada...

¡Todo, la máquina lo reproducirá todo! Sin embargo, sobre la Tierra no abrá lugar suficiente para colocar la máquina, esa máquina cuyas dimensiones siempre continuarán creciendo en medida y peso como si intentara recrear las particularidades de la mente y el alma del hombre medio, del hombre insignificante.

El fascismo aniquiló a decenas de millones de hombres."

Hace unos días aparecía un reportaje en un diario sobre los servidores de grandes empresas de internet, como Google. Comentaba el periodista que, por evidentes causas de seguridad, los servidores de esas grandes empresas nunca se mostraban y en realidad se guardaba bajo el máximo secreto su ubicación o ubicaciones. 

Es comprensible, tal como están las cosas no sería agradable encontrarse sin internet. Sin embargo, tras leer esta página de Grossman, me doy cuenta de que nosotros, el insignificante hombre medio, seguimos estando más expuestos que todas esas máquinas a las que se esconde con tanto celo y se cuida con tanto mimo.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres